CAMELOT WARRIORS

Escrito por: Alberto Riera, [[C|-|E]]

Ficha técnica.

Género: plataformas (1 jugador).

Año de publicación: 1986.

País de origen: España.

Compañía: Dinamic.

Programación: Víctor Ruiz.

Gráficos: Luis Rodríguez.

Música: no se cita.


Análisis del juego.

Si hubo una compañía de software que brilló con luz propia en España esa fue, sin duda, Dinamic, fundada por los hermanos Ruiz. Camelot Warriors, el juego que nos ocupa, es un programa que se realizó durante la primera época de la firma y carece de las excelencias gráficas a las que nos acostumbraron posteriormente. Sin embargo, en su momento la prensa especializada lo acogió de forma cálida (en España) y, aún hoy, no se puede negar que tiene un encanto muy particular además de ser uno de los títulos de 8 bits más conocidos en este país (sobre todo gracias a que se distribuyó durante muchos años como parte del pack de juegos gratuito que acompañaba a los Amstrad dentro de su caja).

El programa lo escribió íntegramente Víctor Ruiz (en su versión Amstrad), encargándose del diseño de portada el genial Alfonso Azpiri. Se comercializó tanto en disco como en cinta y su argumento no resultaba demasiado complicado: asumíamos el papel de un caballero de Camelot encargado de recolectar cuatro  maléficos objetos del siglo XX, desperdigados por otros tantos niveles, a fin de entregárselos luego a los guardianes de fase para que estos se encargaran de su destrucción.

El nivel uno transcurre en un bosque. Allí debemos recoger “El fuego que no quema” (una bombilla :D) para ofrecérsela al druida y que nos transforme en rana. Esto nos permitirá adentrarnos en el nivel dos, las aguas de un lago, donde tendremos que encontrar una televisión (El Espejo de la Sabiduría) y llevársela al Rey de las aguas (muy parecido a Neptuno). Si conseguimos cumplir las dos primeras tareas seremos transportados de nuevo (otra vez con nuestra forma humana) a las cavernas, donde habremos de localizar el Elixir de la Vida (Coca Cola) para luego presentarnos ante el dragón que domina la gruta. Finalmente, llegaremos al castillo del Rey Arturo y buscaremos un teléfono (la Voz del Otro Mundo) para hacérselo llegar al monarca que desvelará, de una vez por todas, el misterio final del juego y la conexión entre todos los elementos recogidos.

Técnicamente  Camelot Warriors no es nada del otro mundo. Los gráficos, aunque muy reconocibles, son sencillos, como corresponde a la primera época de Dinamic. Además, existen algunas inexplicables ralentizaciones. El sonido resulta igualmente muy simple:  escucharemos nuestros pasos, un extraño chirrido gudo cuando decidamos utilizar la espada y un pequeño zumbido al efectuarse la transición de mundo a mundo. A pesar de todo, a mí siempre me gustó mucho la musiquilla inicial de la pantalla de presentación, una adaptación muy simple y pegadiza de una vieja melodía inglesa. En cuanto a la jugabilidad, no es tampoco nada del otro mundo: el personaje responde en todo momento a nuestras peticiones de control pero cuando efectúa un salto es imposible dirigirlo en modo alguno, lo que resulta bastante incordiante, ya que estos deben efectuarse con precisión realmente milimétrica y justo en el instante apropiado. Por supuesto, Camelot Warriors puede jugarse tanto con teclado como con joystick, si es que somos unos auténticos nervios de acero.

Como curiosidad, decir que este juego tiene un final real, más allá del típico “Felicitaciones” tan común en los programas de 8 bits. Si logramos terminarlo seremos obsequiados con una simpática pantalla en donde se nos cuenta que todo ha sido un mal sueño y en la que aparecen los objetos recogidos a lo largo de la aventura. El personaje que se muestra en la captura también será familiar para más de uno😀.

El juego también vio la luz para Spectrum, MSX y Commodore 64 (publicado por Opera Soft). La versión Spectrum cuenta con unos gráficos más definidos y estilizados que el programa de Amstrad, aunque todos los sprites son monocromáticos, lo que penaliza un tanto el aspecto visual. Como resultaba habitual en la época, la versión MSX es prácticamente igual que la de Sprectrum, desaprovechándose, de esta manera, las excelentes cualidades del ordenador. Finalmente, el juego de Commodore es el que presenta cambios gráficos más importantes, sobre todo en lo que se refiere a nuestro protagonista, que ahora cuenta dispone de casco y armadura enteriza. En esta última versión también se mejoró el sonido, aunque los colores pastel propios del ordenador la deslucen un tanto.

camelot_warriors_spectrum1

Spectrum

camelot_warriors_msx1

MSX

camelot_warriors_c642

C64

En su momento dediqué muchas horas a Camelot Warriors. Me atraía su argumento y me gustaban sus gráficos, pero, por desgracia, el nivel de dificultad es desmedido. La exactitud en todos nuestros movimientos debe ser total si queremos avanzar y, para colmo de males, existen varias trampas a lo largo del mapeado y también algún que otro bug que pueden llegar a desesperarnos. Por ejemplo, es común que tengamos que pasar de una pantalla a otra saltando y que al hacerlo colisionemos con un enemigo. Si esto sucede perderemos sistemáticamente todas nuestras vidas, ya que el fenómeno se repetirá hasta el fin del juego sin que podamos remediarlo. En cuanto a las trampas, pueden ser tremendamente frustrantes. Una de las más odiosas se encuentra a comienzos del cuarto nivel, donde debemos ascender por una torre utilizando el ladrillo que sobresale de una pared para alcanzar el teléfono. Si no nos damos cuenta y seguimos adelante será imposible terminar el juego. Además, existen muchas otras argucias en forma de puntos muertos sin salida repartidos a lo largo del mapeado. Creo que habría sido necesario un pequeño proceso de beta testing antes de que Camelot Warriors saliera al mercado y, precisamente, estos problemas que comento sirvieron para que fuera de nuestras fronteras (exportado de la mano de Mastertronic) no resultara un programa demasiado reconocido.

En resumidas cuentas: a pesar de sus defectos merece la pena echar unas partidas a este juego e, incluso, intentar conseguir una versión que incorpore el cargador para poder verlo en toda su longitud. Es uno de los programas más clásicos y entrañables codeados en nuestro país.

Valoración.

Gráficos: 65%

Sonido: 55%

Originalidad y argumento: 65%

Jugabilidad: 65%

Adicción: 80%

Valoración global: 75%.

Portada y manual a tamaño original y 300 ppp (haz click para ampliar).

Es la carátula y manual que acompañan a la versión del juego que se distribuía  junto con los ordenadores nuevos. Existen instrucciones más completas en otras versiones del programa.


Mapas
(haz click para ampliar).

Descargas.

Puedes descargar el juego desde T.A.C.G.R .

9 respuestas a CAMELOT WARRIORS

  1. JuMaFaS dice:

    Hombre, me alegro de leerte de nuevo. 🙂

    Pues nada, animo con la recuperación de esos pedazos de artículos que me leía enteritos y eso que yo ni he tenido un CPC ni me llamaron mucho la atención. 😉

  2. [[C|-|E]] dice:

    ¡Gracias por los ánimos y por pasarte por aquí!😀 .

    Ahora será cuestión de paciencia, pero todo volverá a estar online y mejor que antes, ya que estoy ampliando algunos artículos que andaban algo cojos, como este del Camelot Warriors😀.

    Saludos!!

  3. Pedja dice:

    Bienvenido de vuelta. Se te echaba de menos, compañero.
    Saludos,

  4. [[C|-|E]] dice:

    Gracias!!😀.

    Un abrazo!

  5. GUSSS dice:

    yo, aunque soy algo posterior a estos juegos tambien he disfrutado lo mío con Abu Simbel, Zanac o Camelot Warriors, y la verdad es que eran juegos inolvidables ^^ mucho mas de lo que pueden ser los de hoy en día, ya que cuando pones un juego en la Playstation sabes seguro que funcionará al instante, cosa que en MSX no pasaba con regularidad xDDD

    un abrazo! gracias por recordar viejos tiempos!!

  6. [[C|-|E]] dice:

    Gracias!

    Me alegra mucho que te guste el blog🙂. Ando con muy poco tiempo últimamente por asuntos de trabajo pero, en cuanto pueda, continuaré analizando más juegos.

  7. jagonal dice:

    Yo lo acabé en Amstrad, era muy muy difícil, y solo logré llegar al final una vez, y me encantó el final, muy bueno, pero no os lo diré ni en “sueños”, jeje.
    Tratad de acabarlo, vale la pena.

  8. Burton Kitchen Suppliers

    CAMELOT WARRIORS | Mundo CPC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: